Está claro que toda esta evolución ha ayudado a que, con el paso del tiempo, el combustible que se consuma al conducir sea menor. Pero desde DESGUACES SIDEGAL creemos que como conductor es importante que conozcas algunas pautas para que consigas poner en práctica una conducción más eficiente y notes ese ahorro de combustible.

En primer lugar, lo que debes hacer antes de cualquier viaje (sobre todo si es de bastantes kilómetros) es planificarlo bien. No solo llegarás a tu destino más rápido sino también de manera más fácil y segura. Para que te hagas una idea: alargar solo 10 minutos un viaje de una hora puede provocar un aumento del consumo de gasoil o gasolina de hasta un 14%.

El siguiente paso es comprobar la presión de los neumáticos antes de salir. Esta siempre deber ser la indicada por el fabricante. Un consejo es que cuando vayas a hacer un viaje con el coche muy cargado, aumentes un poco esta presión.

Conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la correcta, hace que el consumo aumente en un 2% en áreas urbanas y un 4% en las interurbanas.

Llevar lo imprescindible en el maletero también es un punto importante si queremos reducir el consumo de combustible. Tanto en recorridos que podamos hacer diariamente como en aquellos que impliquen mayor desplazamiento.

Por lo tanto, es importante hacer un repaso de todo lo que llevas en el coche y que te quedes solo con lo necesario. No solo es cuestión de espacio, conducir con 100 kilos peso innecesarios a bordo puede llegar a ocasionar que el consumo de combustible en un coche de tamaño medio, se dispare un 6%.

Es una forma fácil y práctica de gastar menos en gasolina y ahorrar unos euros a final de mes. Además, recuerda que es peligroso viajar con demasiada carga en el habitáculo.

Pero no solo llevando menos carga en el coche ahorrarás combustible. Es importante seguir ciertos consejos a la hora de arrancar el motor del coche como por ejemplo, hacerlo sin pisar el acelerador. En los motores de gasolina puedes iniciar la marcha inmediatamente después del arranque pero en los diésel, te recomendamos que esperes unos segundos antes de comenzar a moverte.

Usa la primera marcha solo para el inicio y cambia a segunda velocidad a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente. Comienza a conducir lentamente (20 km/hr en 5 segundos para ahorrar hasta un 11% de combustible) y evita acelerar bruscamente.

Sidegal_desguace

Es importante que trates de mantener la velocidad lo más uniforme posible. Busca fluidez en la circulación evitando frenar, acelerar y cambiar de marcha si no es necesario. Para decelerar, levanta el pie del acelerador y antes de accionar el pedal de freno, si la situación lo permite, puedes dejar que sea el freno motor quien actúe primero. Si has de frenar, hazlo de forma suave y reduce de marcha lo más tarde posible, con especial atención a las cuestas en bajada.

Para que te hagas una idea, circulando a más de unos 20 km/hr con una marcha insertada, si no pisas el acelerador el consumo de carburante es prácticamente nulo. Al ralentí, el coche consume entre 0,5 y 0,7 litros/hora.

Si mantienes el coche parado por tiempo prolongado, también es recomendable que apagues el motor. Ya que un motor al ralentí durante 10 minutos (en punto muerto y con el aire acondicionado desconectado) ronda un consumo de 0,13 l/100 km de gasolina/gasoil.

Muchas veces para ahorrar combustible no sabemos si lo mejor es usar el aire acondicionado o bajar las ventanillas. Pues bien, desde DESGUACES SIDEGAL te recomendamos que cuando viajes por ciudad vayas con las ventanillas bajadas en lugar de llevar puesto el aire. Mientras que, en carretera, la situación es la contraria. Debido a la velocidad que alcanzamos es mejor viajar con las ventanas cerradas y el aire acondicionado conectado (cuando vamos a mayor velocidad, el viento entra en el interior del vehículo y la resistencia contra el aire es mayor. Por eso el consumo de combustible aumenta).

Pero ¡no te pases con el aire acondicionado! La temperatura ideal para conducir y mejorar tus reflejos al volante son 21,5ºC. La mayoría de los coches tienen climatización, lo que te permitirá ahorrar bastante combustible porque con cada grado más por debajo o por encima de esta temperatura, el gasto sube exponencialmente.

Otro consejo que puedes seguir es aparcar tu coche a la sombra en verano. Si lo haces, el climatizador necesitará menos energía para alcanzar una temperatura óptima y esto reducirá la evaporación del combustible en el depósito.

A la hora de conducir, usa el freno del motor. Si sueltas el acelerador cuando te das cuenta de que debes frenar, casi se detiene el suministro de combustible con lo que el consumo se reduce hasta en un 2%.

Debes optimizar al máximo el cambio de marchas. Ir con la marcha más larga para que así el motor no se revolucione. Circula el mayor tiempo posible en las relaciones más largas y a bajas revoluciones (en la ciudad, siempre que sea posible, utiliza la 4ª o 5ª marcha, respetando los límites de velocidad).

Es aconsejable que aproveches las bajadas para reducir el consumo, aprovechando la inercia para adelantar el cambio de marchas. En las subidas debes retrasar al máximo el reducir de marcha, incrementando ligeramente la presión sobre el acelerador.

Pero sobre todo lo que debes tener en cuenta es el momento de repostar ya que los precios de los combustibles sufren muchas fluctuaciones. Para que te hagas una idea, repostando a comienzos de semana puedes ahorrar más que si lo haces durante el fin de semana. Cuando el incremento de tráfico es mayor, algo que se refleja también en los puentes o períodos de vacaciones.

Y no debes olvidar el mantenimiento del motor. Con todos los filtros, lubricantes, líquidos y demás elementos en correcto estado.

Desde DESGUACES SIDEGAL esperamos que estas pautas te ayuden a llevar una conducción lo más eficiente posible y sobre todo, que veas como el combustible de tu coche se reduce!

.