Salimos de casa por la mañana temprano, normalmente con prisa, nos subimos al coche y…. el coche no arranca

Salimos de casa por la mañana temprano, normalmente con prisa, nos subimos al coche y….

no arranca.

Aunque hoy en día los coches nuevos no suelen presentar este problema, también es cierto que el parque automovilístico de España es uno de los más viejos de Europa, caracterizado por tener de media 10 años de vida,  por lo que a veces, arrancar el coche en frío suele ser un problema que nos encontramos habitualmente.

Para evitar que fuerces el motor de arranque o que ahogues el coche, queremos dejarte algunos trucos para que puedas poner en práctica.

Aunque lo más aconsejable es que tu coche duerma en garaje, sabemos que no siempre es posible, por lo que te recomendamos que si tiene que dormir en la calle busques un lugar lo más reguardado posible donde esté lo menos expuesto a las inclemencias de las bajas temperaturas.

Para arrancar correctamente el coche en invierno, lo primero que debemos hacer es apagar los elementos electrónicos que sabemos consumen energía; hablamos de luces, escobillas, radio, aire acondicionado, etc.

Lo que conseguimos al desconectarlos es restar esfuerzo extra al alternador de nuestro coche. Otro detalle importante a tener en cuenta es en el momento de girar la llave para arrancar el motor, donde lo más conveniente en el momento de girar la llave para arrancar el motor, lo más conveniente es pisar el pedal del embrague, (gesto que los coches más modernos ya exigen a sus conductores), lo que provoca el desacople de la transmisión y así el motor de arranque hará menos esfuerzo.

Por otro lado, lo más importante es no girar la llave de manera insistente y repetitiva, evitando ahogar el motor. La forma más eficaz es girarla durante máximo cinco segundos y después darle al menos medio minuto de descanso al motor de arranque.

Uno de los principales motivos por los que a tu coche le cueste arrancar a las 7 de la mañana cuando el termómetro marca bajo cero, es el mal estado de la batería por lo que le cueste más de lo debido recargarse.

Las baterías no nos avisan  de que se están agotando y siempre nos suele pillar desprevenidos en el momento menos indicado. Hay sistemas que comprueban su estado y así se puede evitar que nos deje tirado de camino a la oficina o en el momento más inoportuno. Si lleva mucho tiempo instalada, lo más recomendable es sustituirla por una nueva.

Otro truco sería  calentar la batería utilizando unos trapos calientes. En el caso de seguir este consejo hay que recordar que nunca se debe mojar este componente del coche (por lo tanto, no hay que usar agua caliente ni nada húmedo a no ser que se use una bolsa hermética), no se pueden acercar llamas o materiales incandescentes ni tampoco superar la temperatura máxima que soporte la batería.

Sin lugar a dudas, el truco más utilizado es ayudarnos conectando nuestro coche a otro vehículo y “pedirle prestado” un poco de su energía.

Si la batería esté perfectamente y te sigas preguntando «por qué a mi coche le cuesta arrancar en frío» puede que sea por el mal estado de las bujías sobretodo si tu coche es de gasolina, si tu coche es diésel y le cuesta arrancar puedes probar a accionar un par de veces los calentadores y esperar a que se apaguen los testigos para volver a intentarlo.

Otro elemento importante a tener en cuenta, es el aceite y si no está en buen estado o no es el indicado para las bajas temperaturas del invierno puede verse alterado y en algunos casos llegar a congelarse. El consejo que te damos es que realices a tu vehículo los mantenimientos necesarios pero si no lo has hecho no aceleres muy fuerte y deja el motor en ralentí un rato.

 

No olvides que si necesitas algún repuesto o recambio, en DESGUACES SIDEGAL podrás encontrar lo que necesitas gracias a nuestro stock de más de 40.000 piezas referenciadas y comprobadas por nuestro gran equipo de profesionales.

Echa un vistazo a nuestra web, visita nuestras instalaciones en el Polígono del Ceao o contáctanos por teléfono o correo electrónico. Te estamos esperando!